Viviendo en una furgoneta (parte III)

(Hace algunos días que empezamos este viaje, si te incorporas ahora, puedes ponerte al día aquí y aquí )

Después de visitar los alrededores de San Francisco, cogimos la carretera de la costa y lo mejor en nuestro caso fue no llevar planeado nada, así nos pudimos parar donde el camino se hacía interesante hasta que llegamos a Monterey. Un pueblecito muy chulo por el día y muy mal iluminado por la noche.

Menudas risas nos echamos  buscando un hotel/motel/lo que sea para dormir.

Y más risas después, en la puerta del Bubba Gump imitando a Forest Gump y viendo los bailes de las parejas en los bares.

Al día siguiente ya con luz, pudimos disfrutar de un pueblo que era el reflejo de esos que tantas veces hemos visto en las películas americanas.

Viviendas unifamiliares que lucían orgullosas las banderas de su país en el jardín.

Una vez paseado por sus calles, cogimos la carretera en un coche con unos cinturones de seguridad odiosos y con unos paisajes increíbles.

Por la noche vuelta para coger el avión rumbo a Las Vegas.

A pesar de que el vuelo empezó con el peor control de aeropuerto que he vivido, llegamos a la ciudad que no duerme.

Aterrizar de noche con toda la calle Strep iluminada no tiene precio y saber que te hospedas en el Lúxor tampoco.

Anuncios

2 Respuestas a “Viviendo en una furgoneta (parte III)

  1. Pingback: Viviendo en una furgoneta (parte IV) | maricositas y japarillos·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s