para una tarde de chicas

Llevo un tiempo queriendo enseñaros algo, pero mis primeros intentos terminaron siempre en fracaso y no era plan de hacer un post sólo con la derrota.

Pero por fin el sábado tuve mi primera victoria, así que ya si tengo  mi propio permiso para mostrároslo.

Y es que un día buscando otra cosa, me topé con una “receta”(no sé muy bien como llamarlo) para hacer terrones de azúcar.

Como era bien fácil me puse en seguida manos a la obra hasta que recordé  que las cubiteras que tenía en casa eran un poco feas, pero me dije que para empezar, no necesitaba más.

Sólo se necesita azúcar, agua y si quieres una versión rosada del terrón, un poco de infusión de frutos rojos.

Al azúcar se le echa unas gotitas de agua y se mezcla hasta tenerla mojada.

Este punto es importante, porque si te pasas, se queda muy líquida y te puedes pasar el resto de la vida esperando que se seque el terrón.

Una vez mezclado y puesto en el molde, se mete al micro unos 30 segundos y después de saca y se deja enfriar hasta que se desmolde sin problema.

Y ahí ese punto es el que yo no conseguía del todo.

Se me disgregaban la mayoría, enteros o alguna parte…y así tengo casi un bote lleno.

Pero el otro día en Natura encontré no sólo un molde muy bonito sino también el que me ha hecho que pueda enseñároslo por fin.

Lo único distinto que he hecho esta vez, es que una vez sacados del micro, lo metí un rato en el frigorífico.

Pero el caso es que ya podría llenar bolsas enteras con ellos.

Estas cosas claro, hay que guardarlas para quien las aprecia de verdad. Por eso el título. Cuando hice mi primer terrón perfecto fui a enseñárselo a mi chico más feliz que una perdiz y me dijo “y? Un terrón? Qué  gracia tiene?” a lo que yo le contesté “un terrón bonito” y el terminó la conversación con un “vaya tontería”.

Pero no pasa nada, porque esa tarde vinieron unas amigas se lo puse y les gustó mucho.

Aprovechando que el molde venía con instrucciones para hacer bombones, hice unos cuantos para acompañar el café, que era más fácil de hacer aún. Derretir el chocolate que tenía en casa, ponerlo en el molde y al frigo un ratito.

Gracias Susana e Isa por ser pacientes y dejarme que hiciese unas fotos mientras se enfriaban vuestros cafés.

Anuncios

6 Respuestas a “para una tarde de chicas

  1. Me encanta la idea de los terrones de azúcar.
    Por cierto… El juego de café y el mantel ideales… Pero como bien dices son cosas q solo las chicas apreciamos… ah! Y no todas!! 😉

    Me gusta mucho tu blog, escribes genial y las ideas q nos das son buenísimas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s